11 REGLAS PARA SER LA ESPOSA PERFECTA



Hoy en día las mujeres normalmente intentan convertirse en esposas perfectas para agradar a su pareja. Si creen que han fracasado en esto, se sienten frustradas y se someten más a los deseos y peticiones del hombre.
La situación de la mujer en la sociedad ha cambiado pero no en todos los aspectos y en todas las regiones del mundo.
En los años cuarenta y cincuenta, durante la dictadura de Franco, se vivía en una sociedad machista, la mujer era considerada como la que incitaba al pecado y había un dominio del hombre sobre la mujer en los temas referentes a las concepciones sociales y científicas, ya que existía una supuesta inferioridad mental en ésta.  La Falange hizo hincapié en la posición de las mujeres creando un manual de la esposa perfecta en 1953, el cual se entregaba en España a todas las mujeres que hacían Servicio Social en la sección femenina, algo que ahora es considerado como machista en aquella época eran normas que las mujeres tenían que cumplir. Las reglas iban desde las tareas de la casa hasta las relaciones sexuales.
La Sección Femenina estaba dominada por Pilar Primo de Rivera, hermana del fundador de la falange José Antonio Primo de Rivera. Estas mujeres hicieron muchas labores, crearon campamentos de alimentación para niños y cuando se las empezó a conocer, en 1937, se les entregó el Servicio Social de la Mujer, que por aquellos tiempos ya era obligatorio, por lo que eran las encargadas de la formación femenina.
La acción que realizaba la Sección Femenina durante el Franquismo era la de enseñar a las jóvenes a ser buenas patriotas, buenas cristianas y buenas esposas, subordinándose totalmente a los hombres. Se esperaba de las mujeres su sumisión y docilidad cuya función principal era la maternidad. Así se encontraron las mujeres tras la Guerra, teniéndose que adaptar a ser mujer y madre y dedicarse exclusivamente al cuidado de éstos bajo la moral católica del franquismo.
Después de la Segunda República las mujeres ya habían conseguido el derecho al voto y su ocupación en lugares públicos, pero el régimen franquista las condujo de nuevo a sus hogares y a considerarlas únicamente como procreadoras, como consecuencia de las muertes causadas. Su función era mantener el orden tradicional del hogar, cuidar al hombre, protegerlo y satisfacerlo, pero no extralimitarse.

La guía de la esposa perfecta trataba todos los temas, recogía los valores tradicionales católicos que se asentaron en 1939 tras la Guerra Civil y desarrollados desde sus inicios.
- Ten preparada una comida deliciosa para cuando el llegue del trabajo. Especialmente, su plato favorito. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero. Prepárate: retoca tu maquillaje, coloca una cinta en tu cabello. Hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizás necesite de un poco de ánimo, y uno de tus deberes es proporcionárselo. Durante los días más fríos deberías preparar y encender un fuego en la chimenea para que él se relaje frente a él. Después de todo, preocuparse por su comodidad te proporcionará una satisfacción personal inmensa.


- Minimiza cualquier ruido. En el momento de su llegada, elimina zumbidos de lavadora o aspirador. Salúdale con cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerlo. Escúchalo, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos. Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti. Intenta, en cambio, comprender su mundo de tensión y estrés, y sus necesidades reales. Haz que se sienta a gusto, que repose en un sillón cómodo, o que se acueste en la recámara. Ten preparada una bebida fría o caliente para él. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones, su juicio o integridad. Recuerda que es el amo de la casa. 



- Anima a tu marido a poner en práctica sus aficiones e intereses y sírvele de apoyo sin ser excesivamente insistente. Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres. Al final de la tarde, limpia la casa para que esté limpia de nuevo en la mañana. Prevé las necesidades que tendrá a la hora del almuerzo. El almuerzo es vital para tu marido si debe enfrentarse al mundo exterior con talante positivo.



- Una vez que ambos os retiréis a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible, teniendo en cuenta que, aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño. Recuerda que debes tener un aspecto inmejorable a la hora de ir a la cama... si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello, espera hasta que él esté dormido, ya que eso podría resultar chocante para un hombre a última hora de la noche. En cuanto respecto a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así, no lo presiones o estimules en la intimidad. Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquiera goce que pudieses experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes. Es probable que tu marido caiga entonces en un sueño profundo, así que acomódate la ropa, refréscate y aplícate crema facial para la noche y tus productos para el cabello. Puedes entonces ajustar el despertador para levantarte un poco antes que él por la mañana. Esto te permitirá tener lista una taza de té para cuando despierte.


Para mejorar la guía, entre 1953 y 1954, se optó por resumirla en un libro compuesto por once normas con imágenes para las mujeres españolas. Se repartían para que éstas fueran las esposas perfectas, estaban resumidas de la siguiente manera:



 1.      Ten lista la cena: planea con tiempo una deliciosa cena para su llegada. Esta es una forma de dejarle saber que has estado pensando en él y que te preocupan sus necesidades. La mayoría de los hombres están hambrientos cuando llegan a casa.

  ¡Luce hermosa!: descansa cinco minutos antes de su llegada para que te encuentre fresca y reluciente. Retoca tu maquillaje, ponte un listón en el cabello y luce lo mejor posible para él. Recuerda que ha tenido un día duro y solo ha tratado con compañeros de trabajo.
2.    
3.      Se dulce e interesante: una de tus obligaciones es distraerlo. Su aburrido día de trabajo quizás necesite mejorar. Tú debes hacer todo lo posible por hacerlo.

4.      Arregla tu casa: debe lucir impecable. Haz una última ronda por las principales áreas de la casa, justo antes de que tu marido llegue. Levanta libros de escuela, juguetes, etc. y limpia con plumero las mesas.

5.      Hazlo sentir en el paraíso: después de todo, cuidar de su comodidad te brindará una enorme satisfacción personal. Durante los meses más fríos del año, prepara la chimenea antes de su llegada. Tu marido sentirá que ha llegado a un paraíso de descanso y orden, esto te levantará el ánimo a ti también.

6.      Prepara a los niños: tomate unos minutos para arreglar a los niños. Cepíllales el cabello, lava sus manos y cámbiales la ropa en caso de ser necesario. Son sus pequeños tesoros y él los querrá ver relucientes.

7.      Miniminiza el ruido: a la hora de su llegada apaga la lavadora, secadora y aspiradora e intenta que los niños estén callados. Piensa en todo el ruido que ha tenido que soportar durante su pesado día de oficina.

8.      Procura verte feliz: Regálale una gran sonrisa y muestra sinceridad en tu deseo de complacerlo. Tu felicidad es su recompensa por su esfuerzo diario.

9.      Escúchalo: déjalo hablar antes, recuerda que sus temas son más importantes que los tuyos. Puede que tengas una docena de cosas importantes que decirle, pero a su llegada no es el mejor momento para hablarlas.

1.  Ponte en sus zapatos: no te quejes si llega tarde o si va a divertirse sin ti o si no llega en toda la noche. Trata de entender su mundo de presión y compromisos, y su verdadera necesidad de estar relajado en casa.

1.  ¡No te quejes!: No lo satures con problemas insignificantes. Cualquier problema tuyo, es un pequeño detalle con lo que él tuvo que pasar.
¡Extra! Hazlo sentir a sus anchas: déjale que se acomode en un sillón o se recueste en la habitación. Ten una bebida caliente lista para él. Arregla su almohada y ofrece quitarle sus zapatos. Habla con voz suave y placentera.


Una buena esposa siempre sabe cuál es su lugar.





Las enseñanzas del hogar fueron obligatorias para todos los centros de primera y segunda enseñanza por orden del ministerio el 16 de octubre de 1941. Estas enseñanzas provocarían una mejor disposición de la mujer hacia el hombre, buscando un hogar adecuado y de utilidad, asegurando la permanencia de la mujer en la casa y evitando el trabajo asalariado de la mujer. La mujer tenía razón de existir, solo para cumplir con sus funciones reproductivas, como mantenedora de la familia y, como consecuencia, reproductora del sistema.

·         El sexo se practicaría con fines reproductivos, cualquier goce sexual se consideraba indecente. Las mujeres negaban su cuerpo y veían el disfrute del sexo como un pecado.

·         Severidad con las mujeres, las solteras deberían ser castas y las casadas fieles. Con los hombres la Iglesia era tolerante y la mujer tenía que ser tolerante con sus deseos sexuales, pues eran conductas normales en ellos. Se decía que el hombre cuantos más amores, más varonil.

·         Las mujeres eran las causantes de los pecados por sus vestimentas e insinuaciones, por ello la Iglesia impuso una serie de normas de cómo vestir (no se podía ir con falda más corta que por debajo de la rodilla, con la cabeza tapada en la Iglesia y los brazos no podían estar desnudos..), de cómo bañarse en la playa, del comportamiento social de la mujer (la mujer debía ir al cine con carabina…), de lecturas que no podían realizar (ninguna de índole sexual, solo relacionadas con la buena esposa y madre), los desnudos desaparecieron del arte, etc. Todo esto fue apoyado y defendido por el régimen.


La mujer en el franquismo fue apartada de la sociedad, privándola de todos los logros conseguidos en la etapa republicana.


En el ámbito civil, la mujer casada perdía su nacionalidad propia, su marido tenía autoridad de representación sobre ella y si no estuviese casada la tendría el padre o, en su defecto, el hermano. No podía acceder a los puestos de Estado y estaba aceptada la prostitución, pero prohibidos los métodos anticonceptivos y el aborto.
En el ámbito familiar, estaba prohibido el matrimonio civil, el adulterio era considerado delito solo para la mujer y se derogó la ley del divorcio. El hombre tenía la patria potestad de la mujer y ésta no podía irse de casa antes de los veinticinco si no era para casarse.
En el ámbito educativo, las escuelas estaban separadas y existían asignaturas domésticas y religiosas para las mujeres.
En el ámbito laboral, se le impidió el acceso a muchos puestos de trabajo ya que debía ser buena ama de casa y cuidar de su marido y sus hijos. La educación de las mujeres españolas estaba creada para mitigar cualquier pensamiento de rebeldía o emancipación.
Después de tres corrientes feministas, estas ideas quedaron finalmente en el olvido. La primera oleada consistía en la igualdad entre hombres y mujeres de la capacidad de obrar, del derecho de propiedad y en el matrimonio. La segunda oleada trató los temas de la desigualdad no oficial, los lugares de trabajo, la sexualidad, la familia y los derechos de la mujer en la reproducción. Finalmente, en la tercera oleada las mujeres se centraron en la “micropolítica”, discrepando sobre lo que es bueno y malo para ellas de lo tratado en la segunda oleada.

10 comentarios:

  1. me he copiado que? http://aretardsayswhat.blogspot.com.es/2010/01/considero-que-veces-soy-un-poco-egoista.html

    ResponderEliminar
  2. me parece una estupidez esto, osea una debe convertirse en su empleada y aparte reprimir sus sentimientos, ideas, necesidades................. mal

    ResponderEliminar
  3. decir que esto es de neardentales seria una estupidez, ya que en la sociedad de dichos hominidos las mujeres tenian roles sociales infinitamente mas complejos y de mayor responsabilidad que la mera servidumbre del macho. Dicho esto el que espera algo asi de su pareja es un gilipollas y un mediamierda

    ResponderEliminar
  4. Machismo, en esa epoca se veia a la mujer como un objeto que tú podías hacer lo que quieras, para casarse, ser madres, esposa pero ojo no todas las mujeres en el mundo eran amas de casa, trabajaban no hay que generalizar pero en estamos en el siglo XXI donde ellas hacer cosas como el hombre pero eran buenos tiempos, la educación era lo principal, respeto hacia la gente mayor, a los padres hasta había mås valores que hoy en día pero hay menos misoginia. Hasta los niños no necesitaban niñera y crecían felices y la adolescencia siempre fue igual.

    ResponderEliminar
  5. Machismo, en esa epoca se veia a la mujer como un objeto que tú podías hacer lo que quieras, para casarse, ser madres, esposa pero ojo no todas las mujeres en el mundo eran amas de casa, trabajaban no hay que generalizar pero en estamos en el siglo XXI donde ellas hacen cosas como el hombre pero eran buenos tiempos, la educación era lo principal, respeto hacia la gente mayor, a los padres hasta había mås valores que hoy en día pero hay menos misoginia. Hasta los niños no necesitaban niñera y crecían felices y la adolescencia siempre fue igual.

    ResponderEliminar
  6. Y no hay ninguna de chuparla?

    ResponderEliminar
  7. muy interesante tu blog, me gusta los consejos que das para ser la esposa perfecta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos no son consejos de verdad, es informacion acerca de como la mujer era sometida a sumision y humillacion dentro del hogar por su propio esposo. Este maltrato y abuso a la mujer no se puede repetir!

      Eliminar
  8. hola. me gusta mucho tu blog y tiene información muy interesante, me gustaría saber algunas páginas o libros de los que has extraído toda tu información, espero tu respuesta.
    Gracias, y felicitaciones, un bonito trabajo

    ResponderEliminar